¿Qué es la ecología de la conservación?

ecología de la conservación

La ecología de la conservación es la rama de la ecología y la biología evolutiva que se ocupa de la conservación y gestión de la biodiversidad y los recursos naturales. Esta ciencia de la ecología brinda un enfoque de investigación de todo el ecosistema para identificar factores dañinos o limitantes y documentar los resultados de los enfoques experimentales para la remediación y la restauración.

Su objetivo es encontrar formas de conservar especies, hábitats, paisajes y ecosistemas de la manera más rápida, eficiente y económica posible. La base teórica de la ecología de la conservación es sintética, basada no solo en los principios de la ecología, sino también en los de la genética, la sistemática, la biología de poblaciones y otras disciplinas.

La conservación implica el estudio de todos estos tipos de pérdidas, la comprensión de los factores responsables de las mismas, el desarrollo de técnicas para prevenir pérdidas y, siempre que sea posible, la restauración de la biodiversidad. La ecología de la conservación se refiere a la ecología del mundo natural y cómo existe con la presencia e interferencia humana y sin ella.

Índice del contenido

    Objetivos

    La ecología de la conservación como rama de la ecología y la biología evolutiva, es una disciplina que está emergiendo rápidamente como resultado del deterioro acelerado de los sistemas naturales y la epidemia mundial de extinción de especies. Y su objetivo es encontrar formas de conservar especies, hábitats, paisajes y ecosistemas de la manera más rápida, eficiente y económica posible.

    Hay dos objetivos principales en la valoración de la conservación:

    El primero es optimizar el diseño de la reserva, generalmente con el objetivo de conservar una especie determinada o maximizando la biodiversidad. Optimizar el diseño de la reserva significa valorar un área intrínsecamente utilizando criterios como la rareza regional/global de los tipos de hábitats locales, la diversidad del hábitat, el tamaño y la extensión del área, la vulnerabilidad a la modificación humana y otros criterios como la "naturalidad".

    Este objetivo busca medir las propiedades del área y extrapolar una contribución de conservación esperada de estas propiedades, seleccionando finalmente las mejores áreas para servir como una red de reserva. En este caso, la condición de un área actúa como una línea de base contra la cual se miden las expectativas.

    El segundo objetivo preserva algunas propiedades intrínsecas (tamaño, extensión), pero intercambia otras (rareza, vulnerabilidad) por propiedades ecológicas emergentes (biodiversidad sustentada, abundancia total de individuos. En este caso, la contribución individual de un área determinada a la región más grande se compara con la contribución a la región más grande de todas las demás áreas.

    En lugar de crear un diseño de reserva óptimo, esta perspectiva busca identificar cómo optimizar la asignación de recursos a una red de reserva ya existente para mejorar el desempeño de las áreas marcadas mientras se mantiene el desempeño de las áreas de alta calidad.

    Principios ecológicos de conservación

    • La protección de especies y subdivisiones de especies apoyará la biodiversidad.
    • Aplicación de procesos adecuados para medir y gestionar los factores de estrés del ecosistema.
    • Mantener el hábitat es fundamental para la conservación de especies.
    • Las áreas grandes generalmente contienen más especies que las áreas más pequeñas con un hábitat similar.
    • "Todas las cosas están conectadas" pero la naturaleza y la fuerza de la conexión varían.
    • Las perturbaciones dan forma a las características de las poblaciones, comunidades y ecosistemas.
    • Conocer la base ecológica para la construcción de opciones sobre el manejo de los recursos naturales y sus implicaciones para la conservación de la biodiversidad.
    • El cambio climático influirá cada vez más en todo tipo de ecosistemas.

    Tipos de Conservación

    La ecología de la conservación se enfoca en cuatro principales tipos de conservación que juegan un papel importante para ayudar a mantener el planeta saludable.

    Conservación del medio ambiente

    La conservación ambiental es la protección, preservación, manejo o restauración de los ambientes naturales y las comunidades ecológicas que los habitan. Por lo general, se considera que la conservación incluye la gestión del uso humano de los recursos naturales para el beneficio público actual y la utilización social y económica sostenible. La conservación ambiental incluye la conservación forestal, la conservación del suelo, la gestión de residuos, entre otros.

    Naturalmente, la conservación del medio ambiente se presenta de muchas formas diferentes, ya que hay unas pocas áreas que cubrir, desde el reciclaje de desechos hasta la limpieza de plástico de las playas, la replantación de árboles y la eliminación de especies invasoras y la educación de los lugareños para garantizar que la conservación se convierta en una forma de vida.

    Conservación animal

    La conservación de los animales se concentra en proteger las especies de animales salvajes en peligro de extinción, junto con sus hábitats. Se logra parcialmente a través de leyes como la ley de especies en peligro de extinción, el establecimiento y protección de tierras públicas y prácticas públicas responsables que conservan las poblaciones de animales silvestres.

    La conservación está mayormente enfocada en proteger las poblaciones de algunas de las especies más importantes ecológica, económica y culturalmente del mundo, cuya supervivencia está amenazada por la caza furtiva, el comercio ilegal y la pérdida de hábitat.

    Conservación de plantas

    Las plantas son la columna vertebral de la vida en la Tierra. Hoy, sin embargo, las comunidades de plantas de todo el mundo están amenazadas. Es por ello que la conservación de plantas es un amplio grupo de actividades cuyo objetivo es evitar que las plantas se extingan. Incluye la conservación directa de poblaciones silvestres, colecciones de plantas con jardines, programas de educación, control de especies invasoras.

    El objetivo de la conservación de las plantas es mantener el ecosistema, la diversidad taxonómica y genética de las plantas y las interrelaciones entre las plantas, otros organismos y su entorno. La ecología de la conservación implica la comprensión clara de la diversidad y los procesos que ocurren y la planificación e implementación de técnicas prácticas para lograr la estabilidad taxonómica y genética.

    Conservación marina

    La conservación marina, también conocida como conservación de recursos marinos, es la protección de especies y ecosistemas que viven en océanos y mares. Implica proteger estas especies mediante la reducción de actividades humanas como la pesca, la caza de ballenas y la contaminación del agua.

    Hoy en día, la conservación marina se considera uno de los mayores problemas científicos de nuestro planeta. Los ecosistemas han cambiado de manera irreversible, la gestión de los océanos está fragmentada y los océanos se gestionan de forma independiente del medio terrestre (terrestre).

    Factores principales

    La ecología de la conservación desarrolla el estudio y la resolución a los siguientes factores que amenazan a las especies.

    • Distribución restringida o habitación aislada: un animal vive en un solo lugar pequeño a nivel mundial, por lo que un solo desastre podría tener un impacto devastador en una especie.
    • Migración a través de líneas internacionales: se necesita la cooperación de diferentes gobiernos para proteger muchas especies cuyo patrón migratorio las lleva a través de las fronteras del país. Esto es particularmente desafiante en regiones devastadas por la guerra.
    • Adversidad a los humanos: muchas especies animales, así como las plantas, tienen dificultades para vivir y reproducirse cuando su entorno se vuelve más poblado por humanos.
    • Incapacidad para adaptarse: los factores ambientales como el ruido, el aire, los contaminantes del agua, los productos químicos, entre otros, pueden superar la capacidad de supervivencia de un animal o de las plantas.
    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. MAS INFORMACIÓN