Tipos de ecosistemas

tipos de ecosistemas

Los diferentes ecosistemas acuáticos y terrestres forman la biosfera, que se define como la suma de los seres vivos y el medio en que se encuentran.

Índice del contenido

    ¿Qué es un ecosistema?

    Cuando hablamos de ecosistema, nos referimos  al conjunto de  las diferentes especies que se desarrollan y hacen vida en un determinado ambiente o hábitat, tomando en cuenta los diversos factores  bióticos y abióticos presentes en dicho ambiente, y los diversos tipos de relaciones que llegan a establecerse entre ellos.

    Las interacciones que ocurren entre las diferentes especies que hacen vida en un determinado medio, son las que van a establecer el flujo de energía y materia que se generará dentro de ese ambiente.

    En nuestro planeta encontramos diversos ecosistemas, cada uno con sus propias características, sin embargo, aunque puedan compartir alguna característica, como estar formados por componentes bióticos y abióticos; son todos diferentes entre sí.

    Tipos de ecosistema

    En la naturaleza pueden distinguirse  diferentes tipos de ecosistemas, de igual forma, cada uno de estos tipos de hábitats se subdivide en ambientes que claramente se diferencian unos de otros, incluyendo a las diferentes especies y elementos que los componen.

    Ecosistemas acuáticos: Este tipo de ecosistemas son los que se encuentran distribuidos en todo el planeta en mayor cantidad (75%), y  los  encontramos en los diferentes cuerpos de agua, como los arroyos, ríos, lagunas, lagos, pantanos, mares y océanos, entre otros;  se clasifican a su vez en:

    • Ecosistemas de agua dulce: Ecosistemas de humedales, ecosistemas lóticos, ecosistemas lenticos.
    • Ecosistemas marinos: Ecosistemas de mares y océanos, ecosistemas de manglares, ecosistemas de arrecifes de coral, ecosistemas de estuarios, ecosistemas de lagunas costeras de agua salada.

    Ecosistemas terrestres: También llamados biomas. Este tipo de ecosistemas ocupa un pequeño porcentaje del planeta (30%), en comparación con los  ecosistemas acuáticos. Se desarrollan sobre la corteza terrestre y fuera del agua.

    • Se clasifican en: Ecosistema de bosque húmedo, ecosistema de bosque deciduo y de coníferas, ecosistema de desierto, ecosistema de sabanas y pastizales, ecosistema de selvas, ecosistema de tundras.

    Ecosistemas mixtos: Son considerados ecosistemas híbridos, ya que presentan tanto características de  ecosistemas acuáticos como características de ecosistemas terrestres. Estos son los ecosistemas de costas y ecosistemas de humedales.

    Características de los ecosistemas en general

    • En cualquier tipo de ecosistema se va a producir un flujo constante de energía y movimiento.
    • La energía proviene de la radiación solar, de esta manera entra en los diferentes ecosistemas  en forma de luz y se transforma en calor
    • La materia orgánica que se produce es reciclada de manera constante.
    • Son dinámicos, ya que los diferentes organismos vivos cumplen con sus ciclos de vida, el clima varía según las diferentes estaciones, la energía fluye de manera constante y la materia orgánica se recicla. De no suceder de esta manera, se trataría de un ecosistema muerto.
    • En estos ambientes se presentan algunas modificaciones según las diferentes estaciones.
    • Son sistemas complejos, ya que en ellos están involucrados todos los factores tanto bióticos como abióticos, y las diferentes relaciones entre los diferentes componentes.
    • Pueden ser alterados o modificados por  acciones propias de la naturaleza y también como consecuencia de las diferentes actividades del hombre.

    Características de los ecosistemas acuáticos

    A pesar de que cada uno de los diferentes tipos de ecosistema acuático presenta sus características propias que lo identifican, existen algunas que son comunes para todos. Así, entre las características más importante de este tipo de ecosistemas podemos nombrar:

    • Los suelos de estos ambientes están por lo general, impregnados de agua, menos cuando se producen procesos de sequia extrema en  dicho ambiente.
    • Es posible encontrar la existencia de algunas especies vegetales que se desarrollan y viven en este tipo de suelos, estas especies  son parte de la vegetación hidrófila, que puede desarrollarse por completo estando sumergida en el agua.
    • Estos ecosistemas permiten la presencia de seres vivos, en este caso, de la fauna, que se han clasificado como especies acuáticas, que están adaptadas para vivir en el agua durante todo su periodo de vida, como por ejemplo los peces; pero también existen algunas  especies, como los anfibios, que viven en este tipo de ecosistemas solo durante un periodo determinado de su desarrollo.

    Características de los ecosistemas terrestres

    Al igual que los ecosistemas acuáticos, cada uno de los diferentes ecosistemas terrestres presenta características propias, sin embargo comparten algunas propiedades en común, como por ejemplo:

    • La existencia de diferentes  ecosistemas terrestres preservan la biodiversidad de las especies animales y vegetales.
    • Las diferentes especies animales y vegetales que se encuentran en estos hábitats, se desarrollan en el subsuelo y el suelo.
    • Algunos de los componentes de estos ecosistemas, intervienen en la conservación de los suelos.
    • Las diferentes especies animales y vegetales  que viven es estos hábitats, encuentran en ellos todo lo indispensable para  desarrollarse y subsistir.
    • Los organismos vivos (animales y vegetales) que viven en estos ambientes, han desarrollado las condiciones necesarias  para adaptarse a ellos, al ser cambiados de hábitat pueden no sobrevivir.
    • Si las condiciones de vida en un determinado ecosistema cambia de manera abrupta, solo las especies que se adaptan a estos cambios logran vivir, de lo contrario las especies más débiles se extinguen.
    • Todos los ecosistemas terrestres pueden ser considerados como reguladores del clima a escala local y global.
    • La mayoría de los ecosistemas terrestres proporcionan a los seres humanos los productos necesarios para su alimentación, así como otros productos para mejorar la calidad de vida.
    • Cada ecosistema terrestre presenta características propias en lo que se refiere a  clima, concentración de oxigeno, temperatura, entre otros.
    • Las características propias de cada tipo de ecosistema terrestre estará influenciada por los diferentes factores bióticos y abióticos presentes en cada uno de ellos.
    • Los diferentes ecosistemas terrestres son susceptibles de ser alterados por las diversas actividades del hombre y por algunas acciones propias de la naturaleza, como terremotos, tsunamis, etc.

    Semejanzas entre los ecosistemas acuáticos y terrestres

    Aunque a simple vista pudiéramos pensar que no hay semejanzas entre estos tipos de ecosistemas, al detallar ambos encontramos las semejanzas que comparten. Así por ejemplo:

    • En ambos casos en los ecosistemas están incluidas especies de  diversa variedad.
    • Están formados por factores bióticos y abióticos.
    • Tanto en el ambiente acuático, como en el terrestre se genera la cadena alimenticia, alcanzando de esta manera los diferentes niveles tróficos necesarios en las poblaciones.
    • En los dos ecosistemas, al ser observados y analizados por un determinado periodo de tiempo, se observa que relativamente, surgen pocos cambios capaces de alterar el equilibrio de los mismos.
    • La fuente principal de energía, proviene de la luz del sol.

    Diferencias entre los ecosistemas acuáticos y terrestres

    Mas alla de las diferencias  que puedan considerarse notorias, como sería el tipo de superficie sobre la cual se desenvuelven  estos ecosistemas, y las especies animales y vegetales que en ellos se desarrollan y viven,  podría hablarse de los casos de ecosistemas creados por el hombre, o ecosistemas artificiales.

    • Sin embargo, aun así, las características presentadas en estos ecosistemas artificiales continúan siendo referentes a su propiedad principal,  como es el desarrollo de la vida en medios de agua y/o de tierra.
    • Las especies animales y vegetales en un ecosistema terrestre, viven sobre el suelo, mientras que en el ecosistema acuático, viven en el agua.
    • En el ambiente terrestre la variación de la temperatura puede causar daños a la vegetación, mientras que los ecosistemas acuáticos presentan una mayor estabilidad, con menor fluctuación de las variables como luz y temperatura, entre otras.
    • La luz solar es importante para el proceso de fotosíntesis de las plantas, así como para determinados ritmos de vida de las especies animales, no es así para las especies de los medios acuáticos.
    • La humedad del ambiente, en los medios terrestres, dependerá de las condiciones climáticas. En el medio acuático esta variable no representa ningún problema.
    • Los animales acuáticos son sostenidos por el agua que les rodea, los animales terrestres son influenciados por la gravedad del planeta.
    • Las especies que habitan en los ecosistemas acuáticos presentan características morfológicas y fisiológicas diferentes a las de las especies de los ecosistemas terrestres.

    Componentes de los ecosistemas

    Los ecosistemas están constituidos por:

    Componentes estructurales. Son todos los elementos físicos y químicos presentes en el ecosistema; se trata de los elementos abióticos, es decir, sin vida, como la altitud, el clima, el calor, la humedad, la latitud, la presión atmosférica,  la luz; además de el suelo y sus nutrientes, el agua retenida en el suelo, la materia orgánica descompuesta, entre otros; así como también algunas sustancias químicas orgánicas e inorgánicas

    Componentes funcionales o bióticos. Se trata de las diferentes especies animales y vegetales, es decir, la flora y la fauna. Cada una de estas especies cumple una función dentro del ecosistema en el que se encuentre, así tenemos: seres autótrofos o productores, que son las plantas verdes, y los seres heterótrofos o consumidores, que a su vez, pueden ser primarios, secundarios, terciarios, es decir, herbívoros, carnívoros y parásitos, además de los organismos descomponedores y los saprófagos, como las bacterias y los hongos.

    Estos componentes dependen  entre si de una manera directa o indirecta.

    La cadena alimenticia en los ecosistemas

    En todos los hábitats se combinan los elementos bióticos y los abióticos, interrelacionándose  de manera constante por medio del intercambio de energía.

    Los diversos organismos  que son capaces de generar su propio alimento  por medio de la luz solar (fotosíntesis) son los conocidos como organismos autótrofos y son la parte “productora” dentro de un ecosistema.

    Dichos organismos producen la materia orgánica que es aprovechada por los organismos que no pueden producir sus propios alimentos, los heterótrofos, que forman el nivel consumidor primario (como las bacterias, los hongos, entre otros microorganismos), a estos organismos les siguen otros, y cada nivel se alimenta del nivel anterior(consumidor secundario, consumidor terciario, etc.)

    De esta manera se va formando  la cadena alimenticia, en la que el último eslabón está formado por los llamados descomponedores, estos organismos se alimentan de toda la materia descompuesta, formada por los restos orgánicos de otros organismos. De esta manera la materia orgánica se recicla gracias a estos organismos que se encuentran presentes en todos los ecosistemas.

    Un ecosistema joven o inmaduro puede diferenciarse de uno maduro por el número de eslabones de la cadena alimenticia, este último presenta en su cadena alimenticia una cantidad de eslabones mayor que la del inmaduro.

    ¿Cómo funciona un ecosistema?

    El funcionamiento de un ecosistema va a depender de las diferentes relaciones de tipo ecológico que se construyan entre los diversos componentes que los forman, pero, para comprender de manera total lo importante que resultan ser estas relaciones ecológicas dentro de los ecosistemas, se debe hacer énfasis en resaltar la importancia que tienen las diferentes comunidades de organismos vivos en ellos.

    Estas comunidades biológicas (o bióticas) también son conocidas como biocenosis del ecosistema, se relacionan entre ellas, asegurando así la evolución, reproducción y supervivencia de las diversas especies  en cada uno de los medios ambientes(o biotopo) en que habitan.

    Las relaciones ecológicas  y el equilibrio dentro del ecosistema

    Los ecosistemas podrían compararse con un sistema de redes, ya que  su funcionamiento se fundamenta en las relaciones que suceden entre organismos de una misma especie(o relaciones  intraespecíficas) y las relaciones que se establecen entre organismos de diferentes especies, es decir, relaciones interespecíficas; este tipo de relaciones son las que van a determinar la evolución de un ecosistema, así como el equilibrio del mismo.

    Los flujos y la sucesión

    La gran cantidad de relaciones entre los diferentes organismos, así como los flujos de energía y materia que suceden de manera persistente, crean una sucesión ecológica en las diversas comunidades de organismos vivos, de igual forma se produce el desarrollo de  todos los diversos integrantes de cada hábitat determinado y se puede lograr mantener el equilibrio optimo del hábitat, al menos, mientras no se produzcan modificaciones debido a causas perturbadoras externas.

    En los ecosistemas, la biodiversidad y la aparente anarquía de materia y energía que les son propias, son una parte visible de las leyes de la naturaleza.

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. MAS INFORMACIÓN