¿El punto de no retorno? el límite de 2 grados centígrados

junio 21, 2021

el límite de 2 grados centígrados

Si lee o escucha casi cualquier artículo sobre el cambio climático, es probable que la historia se refiera de alguna manera al "límite de 2 grados centígrados". El relato suele mencionar que los riesgos aumentan enormemente si el clima supera los 2 °C e incluso los impactos "catastróficos" para nuestro mundo si nos calentamos más que el objetivo.

Recientemente se han publicado una serie de artículos científicos que afirman que tenemos un 5% de posibilidades de limitar el calentamiento a 2 °C, y sólo una posibilidad entre cien de mantener el calentamiento global provocado por el hombre en 1,5 °C, el objetivo al que se aspiraba en la conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de París de 2015. Además, investigaciones recientes demuestran que es posible que ya hayamos fijado 1,5 °C de calentamiento, incluso si hoy redujéramos mágicamente nuestra huella de carbono a cero.

Y hay un problema adicional: ¿cuál es la base de referencia correcta que debemos utilizar? El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) se refiere con frecuencia a los aumentos de temperatura en relación con la segunda mitad del siglo XIX, pero el Acuerdo de París establece que los aumentos de temperatura deben medirse a partir de los niveles "preindustriales", es decir, antes de 1850. Los científicos han demostrado que esa línea de base nos acerca otros 0,2°C a los límites máximos.

Son muchas cifras y datos, tantos que podrían hacer girar la cabeza hasta al más experto en clima. ¿Cómo ha llegado el clima, y la comunidad de la política climática, a acordar que 2°C es el límite seguro? ¿Qué significa esto? Y si no podemos alcanzar ese objetivo, ¿debemos siquiera intentar limitar el cambio climático?

El miedo a los "puntos de inflexión”

La literatura académica, la prensa popular y los blogs han trazado la historia del límite de 2°C. Su origen no procede de la comunidad científica del clima, sino de un economista de Yale, William Nordhaus.

En su artículo de 1975 "¿Podemos controlar el dióxido de carbono?", Nordhaus "piensa en voz alta" cuál podría ser un límite razonable de CO2. Creía que sería razonable mantener las variaciones climáticas dentro del "rango normal de variación climática". También afirmó que la ciencia por sí sola no puede establecer un límite; es importante que tenga en cuenta tanto los valores de la sociedad como las tecnologías disponibles. Llegó a la conclusión de que un límite superior razonable sería el aumento de la temperatura que se observaría si se duplicaran los niveles de CO2 preindustriales, lo que, en su opinión, equivaldría a un aumento de la temperatura de unos 2 °C.

El propio Nordaus subrayó lo "profundamente insatisfactorio" de este proceso de pensamiento. Resulta irónico que una suposición aproximada se haya convertido en la piedra angular de la política climática internacional.

Posteriormente, la comunidad científica del clima intentó cuantificar los impactos y recomendar límites al cambio climático, como se vio en el informe de 1990 publicado por el Instituto Medioambiental de Estocolmo. Este informe sostenía que limitar el cambio climático a 1°C sería la opción más segura, pero reconocía ya entonces que 1°C era probablemente poco realista, por lo que 2°C sería el siguiente mejor límite.

A finales de la década de 1990 y principios del siglo XXI aumentó la preocupación por la posibilidad de que el sistema climático sufriera cambios catastróficos y no lineales, popularizados por el libro "Tipping Points" de Malcolm Gladwell. Por ejemplo, la continuación de las emisiones de carbono podría provocar el cierre de los grandes sistemas de circulación oceánica o la fusión masiva del permafrost.

Este temor al cambio climático brusco también impulsó la aceptación política de un límite de temperatura definido. El límite de 2 °C se trasladó al mundo político y normativo cuando fue adoptado por el Consejo de Ministros de la Unión Europea en 1996, el G8 en 2008 y la ONU en 2010. En 2015, en París, los negociadores adoptaron los 2 °C como límite superior, con el deseo de limitar el calentamiento a 1,5 °C.

Esta breve historia deja claro que el objetivo evolucionó a partir del deseo cualitativo pero razonable de mantener los cambios en el clima dentro de ciertos límites: concretamente, dentro de lo que el mundo había experimentado en el pasado geológico relativamente reciente para evitar que se produjeran trastornos catastróficos tanto en la civilización humana como en los ecosistemas naturales.

Posteriormente, los científicos del clima empezaron a apoyar la idea de un límite de 1°C o 2°C desde hace más de tres décadas. Demostraron que los riesgos probables aumentan con temperaturas superiores a 1°C, y que esos riesgos crecen sustancialmente con el calentamiento adicional.

¿Y si no alcanzamos el objetivo?

Tal vez el aspecto más impactante del umbral de 2 °C no sea su veracidad científica, sino su simplicidad como principio organizador.

El sistema climático es vasto y tiene más dinámica, parámetros y variaciones en el espacio y el tiempo de lo que es posible transmitir de forma rápida y sencilla. Lo que le falta al umbral de 2°C en cuanto a matices y profundidad, lo compensa con creces como objetivo comprensible, medible y que aún puede ser alcanzable, aunque nuestras acciones tendrán que cambiar rápidamente. Los objetivos y la fijación de metas son instrumentos muy poderosos para lograr el cambio.

Aunque el umbral de los 2 °C es un instrumento contundente que tiene muchos fallos, similar a intentar juzgar el valor de un quarterback para su equipo únicamente por su puntuación, no debe descartarse su capacidad para reunir a 195 países para firmar un acuerdo.

En última instancia, ¿qué debemos hacer si no podemos alcanzar el límite de 1,5°C o 2°C? El informe más reciente del IPCC muestra los riesgos, desglosados por continente, de un mundo de 2 °C, y cómo forman parte de un continuo de riesgo que se extiende desde el clima actual hasta el de 4 °C.

El IPCC considera que la mayoría de estos riesgos aumentan de forma constante. Es decir, para la mayoría de los aspectos de los impactos climáticos no "nos caemos por un precipicio" a 2°C, aunque los daños considerables a los arrecifes de coral e incluso a la agricultura pueden aumentar significativamente alrededor de este umbral.

Como cualquier otro objetivo, el límite de 2°C debe ser ambicioso pero alcanzable. Sin embargo, si no se cumple, deberíamos hacer todo lo posible para alcanzar un objetivo de 2¼°C o 2,5°C.

Estos objetivos pueden compararse con los límites de velocidad de los camiones que vemos en un descenso de montaña. El límite de velocidad (digamos 30 mph) permitirá a los camiones de cualquier tipo descender con un margen de seguridad de sobra. Sabemos que bajar la colina a 70 mph probablemente resulte en un accidente en la parte inferior.

¿Entre esas dos cifras? El riesgo aumenta, y ahí es donde estamos con el cambio climático. Si no podemos bajar la colina a 30 mph, intentémoslo a 35 o 40 mph. Porque sabemos que a 70 mph -o lo que es lo mismo- tendremos un resultado muy malo, y nadie quiere eso.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. MAS INFORMACIÓN